Con gusto correspondemos a sus consultas sobre nuestros servicios lo antes posible

Cierre de terminal en el puerto de Ningbo Zhoushan podría generar esperas a los buques de hasta nueve días

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Puerto de Ningbo Zhoushan

El mayor puerto marítimo del mundo por tonelaje de carga cerró una de sus principales terminales tras confirmarse un caso de Covid-19, lo que supone una nueva presión para el sector del transporte marítimo mundial y la interrupción de las cadenas de suministro. La noticia se produjo cuando las tarifas de transporte de contenedores desde China y el sudeste asiático a la costa este de Estados Unidos (USEC) alcanzaron un récord de más de US$20.600/TEUs, según el Freightos Baltic Index.

El 11 de agosto, un empleado de 34 años de la terminal de Meishan del puerto chino de Ningbo-Zhoushan dio positivo de Covid-19 a pesar de haber sido totalmente inoculado con dos dosis de la vacuna Sinovac, presentando una infección asintomática. Las autoridades portuarias cerraron rápidamente la zona de Meishan -incluyendo la terminal y el almacén de aduanas- y suspendieron sus operaciones indefinidamente, según un comunicado emitido por el gobierno local de Ningbo de la provincia de Zhejiang.

Sin embargo, el puerto de Ningbo-Zhoushan, que también es el tercero más activo del mundo en términos de tráfico de contenedores, sigue abierto, y los envíos de Meishan pueden ser redirigidos a otras terminales, según fuentes del sector.

El tiempo medio de espera de los buques en el puerto de Ningbo era de uno a tres días, hasta el 12 de agosto, según Akhil Nair, vicepresidente de gestión global de líneas navieras y estrategia oceánica de Seko Logistics: “Desviarán tantos servicios como sea posible a otras terminales de Ningbo, pero todavía se espera que empiece a haber congestión”, dijo Nair. “Se espera que el tiempo medio de espera vuelva a ser el que vimos en Yantian, que era de siete a nueve días”.

Nair citaba los retrasos masivos en el puerto del terminal de Yantian, en el puerto de Shenzhen, en mayo y junio, debido a los esfuerzos de contención de los brotes de Covid-19 entre los estibadores del delta del río de Las Perlas de China que provocaron interrupciones en la cadena de suministro y un aumento de los costos de los fletes.

El analista Lars Jensen de Vespucci Maritime, también dijo que el cierre de la terminal de Meishan en el puerto de Ningbo-Zhoushan podría experimentar un impacto similar al de Yantian cuando estuvo cerrado durante más de tres semanas. “Se producirían entonces problemas importantes, tanto para la carga de exportación como para el movimiento de contenedores vacíos en la región”, detalló.

China está llevando a cabo actualmente pruebas masivas para contener la propagación de la variante Delta, altamente infecciosa y que precisamente infectó al trabajador.

Terminal de Meishan

Meishan es una de las terminales más concurridas del puerto de Ningbo-Zhoushan, que da servicio a los principales destinos de Norteamérica y Europa. En 2020, movilizó 5.440.400 TEUs, vale decir, alrededor del 20% del tráfico total de contenedores en el puerto de Ningbo-Zhoushan, según las estadísticas oficiales.

En el primer semestre de este año, el puerto de Ningbo-Zhoushan fue el que más carga manejó entre los puertos chinos, con 623 millones de toneladas, y el comercio exterior representó el 46% de ese total, según el Ministerio de Transporte.

La cadena de suministro y las operaciones portuarias de China han seguido siendo vulnerables desde el inicio de la pandemia a finales de 2019. Incluso antes del caso de coronavirus en la terminal de Meishan, la congestión había empeorado considerablemente en el puerto de Ningbo-Zhoushan y el puerto de Shanghái desde el 21 de julio, según el último informe semanal publicado por Sea-Intelligence.

Nair también señaló el impacto del tifón In-Fa en el delta del río Yangtze el mes pasado, así como las interrupciones de la cadena de suministro mundial en general. La interrupción en Ningbo podría agravar los retrasos existentes en el transporte marítimo mundial, ya que el impacto en la productividad del puerto probablemente tenga un efecto en cadena, dijo Nair.

“Aunque la congestión es generalizada en torno a los principales puertos mundiales, actualmente toda la atención se centra en China”, dijo, “porque sus puertos son de gran envergadura, y las exportaciones que parten de allí repercutirían en el conjunto de la cadena de suministro mundial”.

La congestión en las rutas marítimas críticas que implican a los puertos chinos ha preocupado al comercio mundial en los últimos meses, con el temor de que el transporte de bienes se retrase antes del ajetreado periodo de vacaciones de fin de año, incluida la Navidad.

“El hecho de que los buques sigan sufriendo retrasos, y que ahora aumenten los brotes de la variante delta del Covid-19 en los principales centros de fabricación chinos, indica que puede haber consecuencias de gran alcance de cara al Black Friday y a las temporadas de compras navideñas”, dijo Josh Brazil, vicepresidente de marketing de Project44, refiriéndose al último viernes de noviembre que se considera el inicio oficial de la temporada de compras navideñas en Estados Unidos.

Además, muchos comercios están trasladando los costos de los retrasos a los clientes, lo que puede hacer subir la inflación mundial, añadió Project44.

En junio de 2021, los retrasos medios de los buques en las rutas clave Shanghái-Hamburgo y Shenzhen-Hamburgo alcanzaron los 8,44 días y los 7,86 días, respectivamente. Y en el caso de los buques que viajan de Tianjin a Amberes (Bélgica), el retraso medio era de 11,42 días en junio.

Fuente: Mundo Marítimo.

admin

admin

Haz tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: