Con gusto correspondemos a sus consultas sobre nuestros servicios lo antes posible

Logística inversa: un desafío mayor a partir de la pandemia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Logística Inversa
Uno de los cambios que ha traído la pandemia para las compañías es la implementación de procesos de logística inversa en sus operaciones; pues con el incremento del e-commerce, es inherente que las devoluciones de productos también aumente.

 

Esto ocurre por razones como falla del artículo adquirido, falta de cumplimiento de las expectativas del comprador, por mencionar algunas.

Resulta sencillo decir que algunas empresas han adoptado la logística inversa en sus actividades; sin embargo, esto conlleva una participación activa y clave entre cada una de las partes involucradas (fabricante, distribuidor, vendedor y cliente final, entre otros) de esta forma, lograr un proceso eficiente que cumpla con los estándares de calidad y tiempo estimados.

La cadena de suministro es otro elemento que juega un papel importante en este tema, algunos de los retos que enfrenta es, por un lado, la inflación y el aumento en el precio del diésel -lo que puede implicar escasez de transporte- y por el otro, el impacto ambiental negativo como resultado de las distancias recorridas por los camiones vacíos.

Ante estos retos hay quienes sugieren optar por una colaboración logística, la cual a su vez obliga a alinear los flujos logísticos, tarea algo costosa pero que, gracias al uso de un análisis de datos avanzados, se identifican los flujos de transporte comunes y oportunidades de trabajo en conjunto entre productores/fabricantes, distribuidores/minoristas y pasando por proveedores de soluciones logísticas.

La logística inversa se divide en distintas fases, primero se seleccionan los parámetros a considerar -distancia de los recorridos vacíos, número mínimo de envíos por ruta, etc.- se mide el tamaño y potencial de la oportunidad, se consolidan los resultados y se acuerdan los flujos y los participantes en la operación.

Como segundo paso, se tiene a los participantes confirmados, es decir, los productores/fabricantes, transportistas, proveedores de soluciones logísticas, entonces se validan los viajes, se consolidan las rutas acordadas y se recauda el costo de envío correspondiente a un viaje de ida y vuelta.

Este esquema ayuda a mejorar la eficiencia del transporte en cargas completas de camiones al reducir la distancia en vacío, de tal forma que mientras hay menos kilómetros recorridos vacíos, aumenta la disponibilidad de camiones, generando así un impacto positivo en la sustentabilidad.

Finalmente, las mejoras que se pueden tener en el transporte contribuyen a que todos los colaboradores operen de forma eficiente, ajustar los costos de combustible y, primordialmente, reducir el volumen de emisiones de CO2.

Lograr una logística inversa óptima es cuestión de utilizar de forma correcta las herramientas con las que se cuentan, como es el análisis de datos para identificar qué puntos se pueden unir. De esta forma se crean colaboraciones que permitan ahorrar dinero y mejorar los procesos de operación de las compañías.

Fuente: T21.com.mx

admin

admin

Haz tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: